Ecuador debe pasar de la economía de los recursos finitos a la de los recursos infinitos: la de las ideas. En esta transición radica la segunda independencia de nuestros pueblos.