De la manufactura a la mentefactura

Mientras el mundo transita del capitalismo industrial al capitalismo cognitivo (en el marco de innovaciones especulativas en la circulación y acumulación del capital), los países del Sur caminan de la dependencia de la manufactura a la de la mentefactura. Cada día que Microsoft decide lanzar al mercado una nueva versión de Microsoft Office, el sur global no tiene otra opción que comprar sus licencias o «piratearlas/copiarlas». El intercambio desigual en este nuevo orden mundial no solo es de bienes y servicios, tampoco es solo ecológico. Este intercambio injusto es también cognitivo-informático.

Como sociedades del Sur podemos tomar la decisión de no disputar el sentido de este nuevo capitalismo y, simplemente, acelerar nuestra dependencia y profundizar nuestra ignorancia. Empero, lo que no podemos hacer, si decidimos deliberadamente someternos a las nuevas lógicas de acumulación de riqueza del mundo, es dejar de entrar en la sociedad de la ignorancia.

Las reflexiones expresadas en el libro “La virtud de los comunes. De los paraísos fiscales al paraíso de los conocimientos abiertos” sostienen que la crisis de la vida planetaria está asociada a la forma de gestión del conocimiento (matriz cognitiva capitalista del hiper-patentamiento privado) que –a su vez- es el fundamento de la crisis del modo de acumulación, de la calidad de la democracia, de la calidad de vida en la cotidianidad y de la sostenibilidad ambiental.

Cualquier proyecto político emancipador no puede eludir el debate sobre cómo gestionar de una forma alternativa la producción de conocimiento. Propongo construir un sistema de conocimiento, cultura e innovación social abierto, libre y público que promuevan el florecimiento de la «potencia y virtud de los comunes» para el buen vivir de la humanidad y del planeta. Políticamente en el libro se sostiene que “si el neoliberalismo buscó la construcción de paraísos fiscales, el socialismo del buen vivir debe buscar construir «paraísos de conocimientos abiertos» para el bien común y emancipación de la humanidad”.

Algunas aristas de este tránsito, sus retos y sus complejidades sociales, políticas, ambientales, culturales y económicas se esbozan en las páginas que el lector podrá leer en La virtud de los comunes, en el marco de los cambios institucionales y paradigmáticos que se están emprendiendo en el Ecuador en el campo de la educación superior, ciencia, tecnología e innovación social.

Comparto algunos valiosos comentarios sobre mi libro:

Y les invito a participar en el debate de la normativa necesaria para construir el paraíso de los conocimientos abiertos en: http://coesc.educacionsuperior.gob.ec/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *