Felicidad, desigualdad y pobreza en la Revolución Ciudadana 2006-2009

En esta publicación demuestro que la felicidad no está asociada a la capacidad de consumo de una persona. Este sentido utilitario, que tanto predican los expertos del mercado, no tiene validez en un mundo cada vez más emocional en el que vivimos.



Etiquetado en:,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *