‘Sociedad de recursos finitos a una de recursos infinitos’.

5783

No es solo un discurso. Es una convicción. Es un enfoque y estrategia. La frase: “Pasar de una educación de recursos finitos a una de recursos infinitos” es el eje con el que desde hace cuatro años trabaja René Ramírez, Secretario Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación.

“Hasta hace 25 años se veía a la educación superior como una mercancía. Una universidad para conseguir distinción social. No había articulación entre la universidad y lo que requería Ecuador. Se notaba el divorcio productivo privado”, argumenta Ramírez al comenzar esta entrevista con Mauricio Morillo, Vicepresidente Ejecutivo de Ekos.

Universidad, espejo de la sociedad
Las universidades en Ecuador no cumplían los estándares de calidad que un sistema de educación superior debía ofrecer, esa fue la primera verdad después de la evaluación al sistema universitario que se realizó a partir del Mandato 14 de la Constitución de la República. “Los resultados fueron contundentes y se reconfirmó que Ecuador no tiene un sistema educativo superior de calidad”. Esa fue la consecuencia de que la educación nunca fuera considerada como el principal motor de transformación económico, productivo y social , resalta Ramírez. Además, el país adolecía de un sistema de innovación, investigación y generación de ciencia.

“Y hay que ser muy claros. El hecho de que existían universidades, no quiere decir que había un sistema estructurado de educación”, asevera. La investigación develó más datos: de cada 10 personas que asistían a la universidad, ocho, pertenecían a un estrato social alto, y constituía una barrera social que impedía el acceso a la educación superior.

Estos eran algunos parámetros para realizar el diagnóstico general del estado de la educación superior en Ecuador: baja calidad, baja pertinencia (oferta ligadas a las necesidades del país); bajos niveles de investigación y un sistema poco democrático y democratizador.

Esta realidad se convirtió en el pilar sobre el cual se levantaron planes de acción concretos, orientados a la excelencia, una educación pertinente para para transformar la matriz social y productiva.

Cuatro años de categorización
Ramírez tuvo claro su primer paso de transformación: ordenar la casa. De ahí la tarea de categorizar a las universidades de Ecuador; durante los cuatro años que lleva frente a esta Cartera de Estado se cerraron 14 universidades privadas en todo el país. “Existen instituciones muy buenas pero en las que se cerraron había una hipermercantilización de títulos”, explica.

“Habían notas de tres sobre 10 en estudiantes que ya estaban por graduarse”, acota. La crisis estaba más que confirmada, asegura Ramírez. En ese marco, la evaluación y recategorización de las universidades es una práctica constante. Hay una segunda fase de acreditación de las carreras. Con la gratuidad de educación superior, mediante políticas de becas, como la Eloy Alfaro que consiste en entregar media remuneración de un salario básico unificado, y si el estudiante tiene calificación de 8,5 puntos sobre 10, la beca asciende a un salario básico completo.

El ingreso a la universidad mediante la meritocracia es parte del plan y consiste en demostrar más que el conocimiento, las aptitudes, para que las personas de todos los estratos sociales accedan.

Así en términos absolutos subió en un 11% la matrícula en los estratos más pobre (se duplicó la matrícula del quintil más pobre; se dobló la matrícula de indígenas y afroecuatorianos).

En términos de calidad los indicadores sostienen que se ha duplicado la cantidad de PHD que ejercen la docencia en el sistema universitario. Se aumentaron 9.000 profesores universitarios con títulos de cuarto nivel. Antes de llegar al Gobierno 7 de cada 10 docentes solo tenía licenciatura; hoy en día el 64% de los profesores tiene maestría y se aspira a subir ese indicador al 80%. En los últimos tres años Ecuador es el país con mayor crecimiento de publicaciones en revistas científicas, explica.

Ciencia y Tecnología en Ecuador
En 2015 se enviará a la Asamblea Constituyente el proyecto del Código Ingenios (Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos, la Creatividad y la Innovación) que busca articular el pacto nacional entre Estado, sector privado y la academia. Ingenios sienta la base jurídica para establecer mecanismos que permitan la innovación por medio de la articulación de la academia, el sector productivo, el Estado y la sociedad, con la misión de construir un entorno que haga posible un país innovador para transitar hacia una economía social de recursos infinitos, basada en los conocimientos, la creatividad y la innovación de lasy los ecuatorianos. Es por esta razón que 2015 se ha declarado el año de la innovación y Yachay es el ejemplo de cómo funcionará.

René Ramírez confirma que este año se ha trabajado muy de la mano con el sector privado a través de la formación técnica y tecnológica de los colaboradores. De ahí la implementación del sistema de formación dual, en cooperación técnica con Alemania. La capacitación se la hace un 50% en las aulas y el otro en las mismas empresas. Al momento hay 40 convenios con empresas privadas que han demandado la formación que necesitan. En este proyecto en concreto la inversión asciende a USD 308 millones para construir 40 centros técnicos y tecnológicos. Existen 50 mallas curriculares en articulación con Alemania que es el líder de formación dual. René Ramirez compartió con Ekos una primicia: se impulsará una política específica para que el sector privado si tiene problema en términos de desarrollo tecnológico lo presente a una Universidad para solucionado.

El Gobierno financiará un 75% de esa investigación. Otro tema clave es el Banco de Ideas. En seis meses se han registrado 3.500 proyectos, de los cuales 20 resultaron ganadores y recibirán capital semilla. Se han acreditado 11 incubadoras que recibirán apoyo del Estado para promover ideas públicas y privadas. “Debe haber un matrimonio público y privado definitivamente, solo así pasaremos de una economía de recursos finitos a una de recursos infinitos”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *